Lectura Veloz

Igual que el personaje del “Correcaminos”, que cruzaba el desierto de EE.UU. para escapar del Coyote, a un lector rápido nada lo detiene. Es justamente esta velocidad lo que le permite concentrarse en comprender lo que está leyendo en vez de enfocarse casi por entero a decodificar.

La capacidad de la mente para procesar información es limitada y sólo podemos atender a una cosa a la vez. Para poder dedicar más atención y energía a la labor de comprender el sentido del texto, es necesario transformar el reconocimiento de palabras en un proceso automático, un proceso que no necesite atención consciente del sujeto para ser realizado.

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: